Las organizaciones de alta confiabilidad operan bajo condiciones desafiantes, pero experimentan menos problemas que los que anticipan, , ya que han desarrollado formas de "administrar lo inesperado".

La categoría de Organizaciones Altamente Confiables (HRO) surgió de la teoría de los accidentes normales, que llevó a un grupo de investigadores de la Universidad de California, Berkeley (Todd LaPorte, Gene Rochlin y Karlene Roberts) a estudiar cómo las organizaciones que trabajan con sistemas complejos y peligrosos operan sin errores.  Investigaron tres organizaciones: portaaviones nucleares de los Estados Unidos, el sistema de Control de Tráfico Aéreo de la Administración Federal de Aviación (y la aviación comercial en general) y las operaciones de energía nuclear ( Reactor Diablo Canyon de Pacific Gas and Electric).

Una Organización de Alta Confiabilidad (HRO) es una organización que ha logrado evitar las catástrofes en un entorno donde se pueden esperar accidentes normales debido a los factores de riesgo y  complejidad.

Los analisis de casos importantes en la investigación de HRO incluyen estudios de desastres (por ejemplo, el incidente nuclear de Three Mile Island, la explosión del Challenger y la explosión de Columbia, la fuga química de Bhopal, el accidente aéreo de Tenerife, el incendio forestal de Mann Gulch, el incidente Fuego Amigo Black Hawk en Irak) y HRO como el sistema de control de tráfico aéreo, los portaaviones navales y las operaciones de energía nuclear.

El resultado de este trabajo inicial fue la definición de las características que las OAC HRO tienen en común:

Hipercomplejidad: variedad extrema de componentes, sistemas y niveles.
Acoplamiento apretado – interdependencia recíproca a través de muchas unidades y niveles.
Diferenciación jerárquica extrema: múltiples niveles, cada uno con sus propios mecanismos de control y regulación elaborados.
Un gran número de tomadores de decisiones en redes de comunicación complejas, caracterizadas por la redundancia en los sistemas de control e información.
Grado de responsabilidad que no existe en la mayoría de las organizaciones: el desempeño deficiente o las desviaciones de los procedimientos estándar tienen graves consecuencias adversas.
Alta frecuencia de retroalimentación inmediata sobre las decisiones.
Factores de tiempo comprimido: los ciclos de las actividades principales se miden en segundos.
Más de un resultado crítico que puede ocurrir simultáneamente: la simultaneidad significa tanto la complejidad de las operaciones como la incapacidad de retirar o modificar las decisiones de las operaciones.